Recarga tu energía

Cómo mejorar la concentración de tus hijos

A muchos niños les cuesta mantener la atención y la concentración. Por lo general, esto es así simplemente porque son niños, tienen mucha energía, sienten curiosidad por todo lo que les rodea y se distraen con facilidad. También tienen dificultades para mantener la atención durante largos periodos de tiempo. Permanecer concentrado es aburrido, sobre todo cuando se les ocurre un montón de cosas mejores que hacer. Así que no es nada extraño que tus hijos sufran una falta de concentración, y eso no quiere decir que tengan un problema. Pero, si te preocupa porque ocurre con mucha frecuencia, podrías preguntarte cuáles son las causas de la falta de concentración y qué puedes hacer para ayudarles. 

Es difícil mantener la atención. Los niños pueden intentar concentrarse, pero simplemente no lo consiguen. Esto no quiere decir que no sean inteligentes o que no se estén esforzando lo suficiente. Tampoco significa que no estén interesados en algo.

¿Cuáles son las posibles causas de la falta de concentración en niños?

Icono del número 1

No dormir lo suficiente

Los niños necesitan entre 10 y 12 horas de sueño para recargarse y tener energía para el día siguiente. Si los niños experimentan una falta de sueño, pueden distraerse más fácilmente y tendrán más probabilidades de cometer errores.

Icono del número 2

Lidiar con emociones, estrés y ansiedad

Hay situaciones en las vidas de los niños que les generan preocupaciones y estas pueden tener un efecto negativo en su capacidad de atención.

Icono del número 3

Dieta poco saludable y deshidratación

Si los niños no obtienen suficientes nutrientes, su cerebro no puede funcionar correctamente. Además, si tienen hambre, no pueden centrarse en sus tareas. El agua es muy importante para el cerebro y la deshidratación tiene un claro impacto en la concentración.

Niño sonriente concentrado en sus deberes

Sea cual sea la causa de la falta de concentración de los niños, hay varias maneras en las que puedes ayudar a tus hijos a mantener la atención y la concentración. Cada niño es diferente, por eso es necesario tener un enfoque individualizado. Es posible que tengan que cambiar algunos hábitos. También necesitan un entorno apropiado en el cual desarrollarse como personas. La mejor solución es, en primer lugar, observar a tus hijos, escribir algunas notas sobre su comportamiento y, luego, establecer una rutina que podáis seguir juntos cada día.

Icono del número 1

Crea un entorno sin distracciones

 

Cuando quieras que tus hijos se concentren, lo primero que tienes que hacer es guardar cualquier dispositivo que pueda distraerlos. Esto quiere decir apagar la tele, la radio y guardar iPads, tablets y móviles que puedan estar a su alcance. Asegúrate de que tengan todo el material para estudiar a mano, para que así no tengan que levantarse para ir a por él. Si son pequeños, puedes preparar su mesa de estudio en la cocina, donde puedas echarles un ojo y ayudarles si lo necesitan. Si son más mayores, pueden estudiar en su cuarto.

Icono del número 2

Dales de comer alimentos nutritivos

Mantener una dieta saludable ayuda a la concentración de los niños y se ha relacionado con la eficacia con la que los niños se enfrentan a tareas cognitivas y existen diferentes alimentos que pueden contribuir en este proceso.1,2 El pescado azul, por ejemplo, como el salmón, el atún y la caballa, contiene grandes cantidades de ácidos grasos Omega 3 que pueden agudizar su mente y ayudarles a mantener una función cerebral y una visión normales.3 Supradyn® Junnior Gummies es un complejo vitamínico que puede mejorar el sano crecimiento de los niños y el desarrollo de su cerebro.

Icono del número 3

Prepara un horario que podáis respetar a diario

Es importante que tus hijos sepan qué es lo que va a ocurrir y cuándo, así podrán programar su cerebro para los momentos en los que pueden descansar y los momentos en los que tienen que concentrarse. Por ejemplo, cuando los niños vuelven del colegio pueden tomar una merienda saludable y luego jugar un rato antes de ponerse a hacer los deberes.

Icono del número 4

Divide el material didáctico en secciones más pequeñas

Tus hijos pueden sentirse abrumados al ver todo lo que tienen que hacer. Así que, en lugar de pedirles que lo hagan todo de un tirón, divide los deberes en tareas más manejables. Por ejemplo, en lugar de leer el capítulo entero, puedes sugerir que lean una página cada vez y que descansen unos minutos entre una y otra para que mantengan la concentración en los deberes. Al terminar cada página tendrán una sensación de logro que, a su vez, les motivará a estudiar más. Los niños solo pueden mantener la atención entre 15 y 20 minutos, después, su nivel de concentración baja. En sus momentos de descanso deberías permitirles hacer algo completamente diferente como, por ejemplo, una actividad física. Combinar una actividad física con una actividad mental puede ser una manera muy efectiva de ayudar a tus hijos a concentrarse en la siguiente tarea.

Icono del número 5

Intenta entender bien cuál es el método de aprendizaje de tus hijos

Cada niño es diferente, así que averiguar cuál es el método de aprendizaje que mejor se ajusta a tus hijos puede ayudarles a aumentar su atención y concentración. Algunos niños aprenden a través de la vista, otros mediante sonidos, otros con conocimientos prácticos y el tacto. Es importante entender en qué categoría se encuentran tus hijos. Si quieres que tus hijos entiendan y procesen la información, elige el método que se ajuste mejor a ellos. Así, en vez de a corto plazo, recordarán el conocimiento adquirido a largo plazo.

Icono del número 6

Jugad a juegos de concentración

Los niños aprenden muchísimo a través de los juegos, así que introducir algunos juegos que estimulen su cerebro podría ser una excelente idea. Hay algunos juegos que requieren habilidades de reflexión, planificación y el uso de la memoria, como los crucigramas o los rompecabezas.

Si tus hijos están siempre inquietos y tienen dificultades para mantener la atención durante periodos de tiempo prolongados no es el fin del mundo. No te desesperes, porque, al fin y al cabo, son solo niños, llenos de energía y curiosidad. No obstante, hay cosas que puedes hacer para ayudar a mantener la atención de los niños. Puedes conseguirlo entendiendo sus necesidades, creando un ambiente apropiado y proporcionándoles suficientes vitaminas y minerales mediante una dieta nutritiva y equilibrada y suplementos como Supradyn® Junnior Gummies. Todos los padres quieren ver crecer a sus hijos sanos y felices. Supradyn® Junnior Gummies es la mejor solución porque refuerza tanto el sistema nervioso como el sistema inmunitario. A tus hijos les encantará Supradyn® Junnior Gummies por su delicioso sabor afrutado y sus divertidas formas.

1Kim, J. Y., & Kang, S. W. (2017). Relationships between Dietary Intake and Cognitive Function in Healthy Korean Children and Adolescents. Journal of Lifestyle Medicine, 7(1), 10–17. doi: 10.15280/jlm.2017.7.1.10

2 Haapala, E. A., Eloranta, A.-M., Venäläinen, T., Schwab, U., Lindi, V., & Lakka, T. A. (2015). Associations of diet quality with cognition in children – the Physical Activity and Nutrition in Children Study. British Journal of Nutrition, 114(7), 1080–1087. doi: 10.1017/s0007114515001634

3 Weiser, M., Butt, C., & Mohajeri, M. (2016). Docosahexaenoic Acid and Cognition throughout the Lifespan. Nutrients, 8(2), 99. doi: 10.3390/nu8020099