Recarga tu energía

Razones por las que sentirte cansado

“Estoy agotada”, “estoy tan cansado”, “no tengo energía”… ¿Cuántas veces has escuchado este tipo de frases de la boca de tu pareja, hijos, colegas de trabajo o amigos? La fatiga y el cansancio son problemas comunes y las causas posibles son numerosas. Al analizar los motivos, lo primero que debemos hacer es descartar cualquier problema de salud, ya que la fatiga muchas veces acompaña a una patología. Las causas de la fatiga pueden ser de naturaleza fisiológica y puede ocurrir debido a la falta de sueño, la falta de ejercicio, un esfuerzo inusitado, el cambio de estación o una dieta inadecuada. La fatiga también puede ser mental y se puede manifestar como ansiedad, estrés y desmotivación.

Veamos cuáles son los tipos de fatiga más comunes y sus síntomas.

Icono del número 1

Fatiga en el trabajo

Es posible que el cansancio que sientes de forma habitual se deba al trabajo. Aunque disfrutes de tu trabajo, a veces es difícil desconectar de él. El hecho de llevarte el trabajo a casa, una mala gestión de la presión laboral, beber demasiado café o comer demasiado deprisa son algunas de las circunstancias que podrían estar causando tu cansancio. Entre los síntomas de la fatiga relacionada con el trabajo se incluyen: problemas de atención, distracción, disminución de la eficiencia, irritabilidad y conducta antisocial.

Icono del número 2

Fatiga después de practicar deporte.

La actividad física es buena para la salud. No obstante, al hacer ejercicio, las necesidades nutricionales de tu cuerpo aumentan. Si tu organismo no obtiene suficientes nutrientes, esto podría provocar un desequilibrio, que a su vez podría ser una causa de fatiga y agotamiento. El magnesio y el hierro, por ejemplo, son dos minerales esenciales responsables de la producción de energía. Otras causas del cansancio podrían ser: la falta de hidratación antes, durante y después del ejercicio, hacer deporte en un horario inapropiado o un entrenamiento excesivo. Los síntomas de la fatiga que aparecen después de practicar deporte pueden manifestarse como: astenia muscular, calambres o dificultad de recuperación.

Icono del número 3

Fatiga estacional

Este tipo de fatiga suele aparecer en otoño y en invierno. La causa de este tipo de agotamiento es la falta de vitamina D. Ya no pasamos tanto tiempo al aire libre, por lo que nuestra piel no tiene la oportunidad de absorber suficiente luz solar como para que el organismo produzca vitamina D. Además, durante los meses de invierno nuestros hábitos cambian, el ritmo de vida se ralentiza y es posible que no comamos suficientes frutas y verduras frescas como para reforzar nuestra salud física con vitaminas y minerales. Todo esto es normal. Sin embargo, si presentas síntomas como una inusual falta de entusiasmo por las actividades lúdicas, evitación de eventos sociales, falta de energía o enfermas con facilidad en cuanto empieza a hacer frío, es posible que estés sufriendo fatiga estacional.

Chica preparando un batido revitalizante

Las causas de fatiga que acabamos de describir están relacionadas con el estilo de vida, las condiciones estacionales u otras circunstancias específicas y pueden verse afectadas por cambios y reajustes. No obstante, también hay un trastorno conocido como síndrome de fatiga crónica, que puede durar años y provocar un cansancio permanente. Las personas que lo sufren, se sienten tremendamente agotadas y, mientras dura la enfermedad, notan una falta de vitalidad, fuerza y energía. Uno de los sintomas del síndrome de fatiga crónica es sentirse demasiado cansado como para llevar a cabo las actividades habituales y agotarse fácilmente sin motivo aparente. Otros de los síntomas son:

  • Dolor general, dolor muscular y dolor articular
  • Fatiga mental, ansiedad y depresión
  • Infecciones frecuentes
  • Mareo
  • Disminución de la libido

Esta enfermedad no tiene una sola causa y los factores implicados pueden ser varios. El síndrome de fatiga crónica se puede desencadenar por una enfermedad viral, como un resfriado o una gripe, o por un evento estresante. Esta condición puede estar acompañada de una enfermedad similar a la gripe que causa trastornos del sueño. La falta de sueño no permite que el organismo se recupere, lo que a su vez puede provocar una disminución en la absorción de nutrientes.

Hay unas cuantas soluciones sencillas para combatir el cansancio común.

Icono del número 1

Sueño

El mantener una rutina para acostarse y dormir un mínimo de 7-9 horas al día, puede ayudar al organismo a recargarse y despertar lleno de energía todos los días.

Icono del número 2

Una dieta saludable

Si quieres deshacerte de esa constante sensación de cansancio, lo mejor que puedes hacer es enriquecer tu dieta con muchas frutas y verduras que contengan todas las vitaminas y minerales necesarios. En invierno, opta por alimentos ricos en vitamina D. Las personas que hacen mucho ejercicio, además, deben reforzar su sistema con minerales como el magnesio y el hierro. Si necesitas más energía, elige alimentos que contengan vitamina B. Sin embargo, aunque consideres que tienes una dieta saludable, es posible que el aporte de algunas vitaminas y minerales sea insuficiente. Algunas frutas y verduras solo están disponibles en temporada y contienen diferentes niveles de nutrientes. En ese caso, el multivitamínico Supradyn® Energy, puede ser la solución perfecta para ti. Se ha diseñado para combatir la fatiga y cubrir carencias nutricionales para que tu organismo esté fuerte y sano todos los días. Los efectos se notan desde la primera toma* y puede tomarse a diario, antes o después del desayuno. El multivitamínico Supradyn® Energy comprimidos es una fórmula completa con altas dosis de nutrientes y resultados clínicamente probados.

Icono del número 3

Ejercicio

A menudo, las personas dicen que están demasiado cansadas para hacer ejercicio. Sin embargo, se ha demostrado que la actividad física puede generar más energía. Si no te gusta correr demasiado o las sesiones de gimnasio interminables, incluso un paseo a pie de 15 minutos puede ayudarte a combatir la fatiga.

El suplemento multivitamínico Supradyn® puede ayudarte a recargar los niveles de energía y, junto a un tratamiento médico, terapias complementarias y cambios en el estilo de vida, puede desempeñar un papel importante en el alivio de la fatiga.

Si aún así sigues sintiendo cansancio y tienes la sensación de que nada te está sirviendo, te aconsejamos consultar a un médico para comprobar si existe un problema de salud subyacente.

* Kennedy DO, Stevenson EJ, Jackson PA, et al. Multivitamins and minerals modulate whole-body energy metabolism and cerebral blood-flow during cognitive task performance: A double-blind, randomised, placebo-controlled trial. Nutr Metab (Lond). 2016;13:11.