Recarga tu energía

Cómo equilibrar tu vida

A pesar de que existe una clara diferencia entre lo “físico” y lo “mental”, estos dos aspectos no deberían ser considerados como entes separados. Tu cuerpo y tu mente están conectados. Los problemas de salud mental afectan a la salud física y viceversa. Por eso es tan importante mantener un equilibro sano entre tu cuerpo y tu mente. A muchas personas les cuesta conseguirlo debido a las exigencias de su ajetreada vida. A menudo tienen que luchar contra el cansancio a diario y no logran recuperar su energía o simplemente no saben cómo hacerlo. Esto los lleva a una situación en la que ya no pueden disfrutar de sus vidas. Pero esto tiene solución.

¿Cómo?

Hay pequeñas medidas que podemos tomar para mejorar nuestro bienestar general.

Icono del número 1

Duerme más

Tu cuerpo necesita dormir para recuperarse. Si tienes problemas de insomnio, deberías irte a dormir y levantarte siempre a las mismas horas. Tu dormitorio debería ser un lugar tranquilo y en penumbra y solo deberías usarlo para dormir (se acabó mirar el móvil o la tele en la cama). También se recomienda evitar la cafeína antes de ir a dormir. Tomar bebidas alcohólicas antes de irte a la cama también puede alterar tus patrones de sueño y aumentar los síntomas de fatiga. El sueño contribuye al buen funcionamiento del cerebro y puede mejorar tus facultades intelectuales, como la atención y la concentración. Así que, si quieres levantarte cada mañana con la disposición de comerte el mundo, deberías considerar mejorar la calidad de tu sueño.

Icono del número 2

Evita el estrés

Es más fácil decirlo que hacerlo, pero puedes empezar por identificar las causas de estrés y, luego, intentar encontrar una solución. Por ejemplo, si se trata de tu trabajo, puedes valorar qué puedes cambiar al respecto. No dudes en hablar con tu supervisor acerca de tus horarios o la organización de tu trabajo. Incluso podrías plantearte un cambio drástico y encontrar un camino profesional que tenga más sentido para ti. También es importante poder desconectar del trabajo en tu tiempo libre y encontrar maneras para relajarte.

Icono del número 3

Haz más ejercicio

El ejercicio es importante para la salud cardíaca, la resistencia física y el estado de ánimo. Incluso 15 minutos de actividad física al día pueden mejorar tu salud y estado de ánimo. Si tienes dificultades para encontrar tiempo para hacer ejercicio, entonces considera ir al trabajo en bici o darte un paseo durante el descanso para comer. Una de las actividades que ayudan a lograr un equilibro entre el cuerpo y la mente es el tai chi. En este ejercicio te mueves suavemente adoptando diferentes posturas.

Icono del número 4

Pasa más tiempo al aire libre

El hecho de pasar demasiado tiempo en interiores, sin ver la luz solar, puede llevarte a un estado de apatía. Tu organismo necesita vitamina D y el sol es su mejor fuente. Tan solo salir a respirar aire fresco puede ayudarte a recargar tu energía y a sentirte mejor a todos los niveles.

Icono del número 5

Mantén una dieta equilibrada y saludable

Una dieta equilibrada debe incluir una cantidad saludable de proteínas, grasas esenciales, carbohidratos complejos, vitaminas, minerales y agua. A algunas personas les cuesta controlar su dieta. Opciones poco sanas como la comida rápida, los refrescos, el alcohol y aperitivos a base de azúcar pueden favorecer el cansancio y pueden provocar problemas de salud como la diabetes, la obesidad y las cardiopatías. Por otro lado, a veces es difícil aportar suficientes vitaminas y minerales a tu organismo. Durante la estación invernal hay menos frutas y verduras frescas disponibles. Algunos alimentos tienen menos vitaminas y minerales que otros. Así que si no consigues equilibrar tu dieta, te preocupa no estar proporcionando suficientes nutrientes a tu organismo o te falta fuerza para hacer frente a las exigencias de tu vida cotidiana, el multivitamínico Supradyn® puede cubrir las carencias de vitaminas y minerales, ayuda contra los síntomas del cansancio y la fatiga y aporta el extra de energía que tu cuerpo necesita.

Icono del número 6

Trátate bien y trata bien a los demás

En medio del ajetreo constante del día a día, a veces olvidamos lo que es importante para nosotros, lo que nos hace felices y si los demás están contentos con nosotros. Es importante bajar el ritmo, reflexionar sobre nuestras prioridades y encontrar tiempo para relajarnos. Revalúa tu vida, céntrate en tu objetivo y pronto te darás cuenta de que el equilibrio ha vuelto.

Pareja sonriente con prendas cálidas

Muchas personas también tienen dificultades para conciliar trabajo y familia. Esto es especialmente cierto para las mujeres que trabajan, quienes en muchas ocasiones se sienten culpables por haber tomado esa decisión. Las ventajas de trabajar, como tener más dinero y vida social, pueden verse empañadas por los sentimientos de culpa por no estar con la familia. Es posible que a menudo también sientas demasiado cansancio como para disfrutar de tu vida social y que la cantidad de trabajo te desborde. Entonces, ¿existe una solución ideal para apreciar el hecho de poder trabajar, pero sin por ello sentirte culpable? No te pierdas estos consejos y descubre cómo pueden ayudarte:

Icono del número 1

Haz planes familiares especiales

Puedes intentar programar una tarde/noche, una o dos veces por semana, dedicada exclusivamente a pasar tiempo con la familia. No hace falta hacer nada especial, puede ser simplemente montar un rompecabezas, dar un paseo o jugar a un juego de mesa. Lo más importante es que tus hijos y tu pareja sepan que estás allí para ellos y que ese momento es solo para ellos. Una buena idea para fortalecer vínculos es cenar juntos. Durante este momento del día todos podéis compartir cómo os ha ido el día.

Icono del número 2

Organiza un calendario familiar

Puedes usar una pizarra o dispositivos móviles y sincronizar los calendarios de cada miembro de la familia. Dedica una hora del fin de semana para planificar vuestro próximo fin de semana; pregúntale a cada miembro de la familia qué planes tiene, si hay alguna actividad/evento adicional e inclúyelos en tus planes. Así no solo estarás al día de lo que pasa, sino que también evitarás sorpresas. Ahorrarás tiempo y mejorarás la eficiencia de tu hogar.

Icono del número 3

Habla con tus jefes

Si te está costando gestionar el volumen de trabajo que tienes, podrías cambiar algunas condiciones laborales. Averigua qué beneficios tienen otros empleados con hijos e intenta negociar algo similar para ti también. Algunas soluciones podrían ser pasarte a media jornada, trabajar algunos días de la semana desde casa o tener un horario más flexible para poder ocuparte del cuidado de tus hijos.

Icono del número 4

Busca una guardería/niñera de confianza

Trabajarás con más tranquilidad si sabes que tus hijos están al cuidado de alguien experimentado y de confianza.

Icono del número 5

Deja algunos momentos para ti

Si te sientes bien contigo mismo, serás mejor pareja, mejor padre (o madre) y mejor empleado/a. No hay nada que pueda subirte más el ánimo que un momento de mimos: un baño relajante, un libro interesante o dedicarte a un hobby.

Icono del número 6

Pasa tiempo con tu pareja

Cuando tienes una vida ajetreada es muy fácil descuidar a la pareja. Acabáis hablando de los niños y el trabajo y olvidáis las cosas que os solía gustar hacer juntos. Para mantener la relación en buenos términos, intentad programar una cita una vez al mes y centraos en disfrutar de vuestra compañía. Muchas personas ansían tener una vida equilibrada en la que dedicar tiempo al desarrollo físico y mental, pero también poder pasar buenos momentos en familia a pesar de tener un trabajo. Organizar tu vida un poco mejor en torno a tus necesidades y las de tu familia puede ayudarte a conseguirlo. Los sobres granulados Supradyn® Energy también pueden ser una buena solución para sentirse lleno de energía y no tener síntomas de cansancio y fatiga. Su fórmula especialmente diseñada de 13 vitaminas y 9 minerales es perfecta para aumentar tu energía, pero también para recuperar tu fuerza. Gracias a ella, podrás disfrutar de un cuerpo y una mente sanos y compartir tu fuerza con los demás.